banner

PRESENTACIÓN CONGRESO

La CONFEDERACIÓN INTERAMERICANA DE EDUCACIÓN CATÓLICA al cumplir 70 años al servicio de la educación católica de América, tiene el gusto de convocar a nuestra gran cita trienal: El Congreso Interamericano de Educación Católica. En ésta su 24ª edición, que se celebrará del 13 al 15 de enero de 2016, nos acogerá la hospitalaria ciudad de Sao Paulo, en Brasil.

JUSTIFICACIÓN

Vivimos un verdadero cambio de era, un “trascendental cambio de paradigma” que afecta al mundo en su conjunto, la economía, la política y las culturas; cambio de época caracterizado por una serie de transformaciones realmente inéditas y radicales y de desafíos provocadores que generan una profunda crisis de civilización. Lo que hasta el presente venía dándose y funcionando  de manera inestable, ya no lo es más, y lo que está emergiendo no se ve aún con claridad hacia dónde se dirige. ¿Qué futuro avizoramos? ¿A qué otro mundo posible le apostamos? Es en esta realidad y para ella donde debe plantearse la educación inspirada en el Evangelio y ser una respuesta pertinente para ella.

En este entorno, la Escuela Católica de América, con sus numerosas instituciones educativas, ofrece una contribución relevante a la iglesia en el camino inaugurado por el Papa Francisco, y ayuda a forjar en las personas y en la cultura los valores antropológicos y evangélicos que son necesarios para edificar una sociedad solidaria y fraterna.

Con motivo del quincuagésimo aniversario de la Declaración Gravissimum Educationis en el 2015, los desafíos planteados por el instrumento laboris “Educar hoy y mañana. Una pasión que se renueva” y a partir de la reflexión hecha en América por los jefes de Estado que conforman la OEI a través de “Las Metas 2021” y de nuestros obispos del CELAM a través del documento “Vayan y Enseñen”, este congreso se propone redefinir el papel de la Escuela Católica para el siglo XXI, respondiendo a los retos que la realidad del continente nos plantea.

OBJETIVOS

  1. Repensar y relanzar el papel de la Escuela Católica para el Siglo XXI en América a la luz del análisis de las propuestas educativas eclesiales, en diálogo con los desafíos y realidades de nuestro continente.
  2. Generar un espacio de reflexión para la Escuela Católica de América que permita responder a los siguientes interrogantes: ¿Qué sueños queremos construir? ¿Qué horizontes deseamos alcanzar? ¿Qué caminos pretendemos recorrer? ¿Qué persona aspiramos educar? y ¿qué riesgos estamos dispuestos a asumir?.
  3. Propiciar espacios de integración que posibilite pensar la praxis educativa católica en América de manera articulada y coherente.
Foto_Ciec_Educacio_1 (4)